Ventajas y Desventajas del chupete

 

A continuación te comentamos las ventajas y desventajas del chupete, así como el chuparse el dedo pulgar.

Existe la creencia de que los chupetes son perjudiciales para el desarrollo del bebé. Sin embargo, la Junta Americana de Odontología Pediátrica afirma que existen algunos efectos favorables a destacar.

 

Desde la panza, los bebés recién nacidos traen consigo 2 tipos de succión:


  1. La succión alimenticia: es la que les permite succionar y tragar. Cumple la función de alimentar y calmar la sensación de hambre.
  2. La succión no nutritiva: Es la succión que hacen por placer ayudándoles a calmarse solitos. Llamamos succión no nutritiva cuando el bebé se chupa los deditos, el chupete u otros objetos no relacionados con la alimentación.

Como dato informativo, en general el 85 % de los bebés usan chupetes, y el resto, el 15 % se chupa el dedo o nada. Conforme va creciendo el bebé, el uso del chupete va disminuyendo y debe suspenderse alrededor de los 2 años y 2 años y medio. A esta edad el niño no necesita succionar y su uso prolongado va en contra del desarrollo dentario.

En los primeros días de vida del bebé es recomendable amamantar al bebé según lo demande y no ofrecerle enseguida el chupete. El bebé tiene necesidad de repetir frecuentemente la succión del pezón materno porque está aprendiendo a alimentarse y necesita sentir el contacto y calor materno. El darle el chupete durante esta etapa, puede generarle confusión del pezón porque la manera de succionar el pecho y el chupete es diferente y puede retrasar la lactancia.

Es aconsejable que durante las primeras semanas el bebé utilice el pecho materno para reconfortarse. Una vez establecida la lactancia (15-20 días) se le puede dar el chupete.

¿En qué ayuda el chupete?

Al succionar el chupete, los niños encuentran un efecto tranquilizador y placentero para descargar su tensiones en momentos determinados como molestias de cólicos.

¿Que ventajas tiene el uso del chupete?

Un factor positivo sobre los chupetes es que representan una ayuda para reducir la incidencia del síndrome de muerte súbita del lactante. Esto es debido a que los bebés que lo utilizan, no duermen tan profundamente como los que duermen sin un chupete.

Es por ello que se recomienda colocar el chupete a la hora de acostarle, a partir del momento en que recuperó su peso de nacimiento y la lactancia quedó establecida.

Cuando el bebé no ha sido amamantado se puede anticipar la incorporación del chupete. Sí lo rechaza, no hay que insistir.

¿Qué es mejor el Pulgar o el chupete?

Una alternativa al chupete lo es la succión del dedo pulgar.

Una ventaja del dedo pulgar, respecto al chupete, es que no se cae continuamente ni se pierde durante la noche; El niño es quien decide cuándo calmar su ansiedad chupando su dedo pulgar. El problema viene cuando hay que quitarle el hábito del pulgar. Representa uno de los hábitos más difíciles de romper en un niño y una tarea más difícil aun para sus padres. Mientras que el chupete, se le puede retirar cuando los padres creen que es el momento.

¿Cuáles son las alteraciones en los dientes?

La parte negativa del chupete es cuando se extiende su uso por más de dos años, porque hasta ese momento, cualquier problema de alineación dental o desarrollo del hueso, por lo general puede corregirse dentro de un período de seis meses después de haber dejado el habito.

Los hábitos de succión no nutritiva se han relacionado con las maloclusiones dentarias: como lo es la boca abierta permanente, y la mordida invertida.

Sobre la boca abierta permanente es la más común y suele mejorarse tras supender el uso del chupete. En cambio sobre la mordida invertida, se observa cuando el uso del chupete va más allá de los tres años, y es necesaria la intervención de un odontopediatra.

En resumen, el uso prolongodo tanto del chupete como el chuparse el dedo pulgar puede desencadenar problemas orales como lo es la alineación de los dientes y cambios en la zona del paladar superior. Aunado a esto existe una asociación entre el uso del chupete y la otitis media (infecciones agudas del oído).

 

Fuente: Planeta mamá

 

 

A %d blogueros les gusta esto: