Prevención de dientes sensibles

Continuando con nuestro post anterior sobre las causas de la sensibilidad dental, en esta ocasión hablaremos sobre la prevención de dientes sensibles

Higiene y cepillado dental

Es fundamental mantener una higiene bucal efectiva y saber cómo cepillarse los dientes. En un buen cepillado no debe ejercerse presión en los dientes procurando ver que queden limpios, libres de sarro y restos de comida. Es aconsejable hacer uso de cepillos dentales eléctricos porque ayudan a remover la placa con una presión adecuada.

Encías sanas

Reduciendo la presión al cepillarnos los dientes, ayudaremos a que las encías no retrocedan. El cepillado debe hacerse con mucho cuidado, con una presión suave pero a la vez firme. El cepillado puedes acompañarlo con la ayuda de un ligero masaje circular con el dedo índice, empujando las encías suavemente hacia abajo. Consumo de bebidas y alimentos Evita beber refrescos, dulces y alimentos ácidos.

Rechinar los dientes

Cuando te sientas o estés nervioso, tenso o ansioso, intenta evitar apretar o rechinar los dientes

Sensibilidad dental

Puedes consultar a nuestro equipo de odontología para recomendarte el uso de una crema dental que sea poco abrasiva y especial para dientes sensibles. Estas cremas dentales hacen que los dientes se vuelvan un poco menos sensibles usándolo 2 veces al día. Igualmente se puede utilizar un gel que contenga flúor, un antiséptico con flúor o una crema dental con alto contenido de flúor, aminoran el dolor y proporcionan protección contra las caries. Existen otros tratamientos para la sensibilidad dental que se realizan en las clínicas dentales, como lo es la aplicación de barniz de flúor y resinas, además de láser y obturaciones, sólo en el caso de que una gran parte del diente este perdida.
UA-56307643-1
A %d blogueros les gusta esto: