Los nuevos métodos de protección, desinfección y esterilización de instrumentos, proporcionan seguridad al tratamiento odontológico, tanto para el paciente como para el personal médico.

El VIH o virus de la inmunodeficiencia es una infección como cualquier otra, el paciente infectado es una persona como cualquier otra, cualquier paciente puede sufrir de SIDA.

Sin embargo, el desconocimiento de las personas sobre el VIH, son los que originan mitos que alarman a la población sobre esta infección.

 En los primeros casos de SIDA identificados se consideraba que cualquier contacto con una persona VIH-positiva podría causar la transmisión del virus. La población no estaba realmente informada sobre las formas de transmisión de esta enfermedad, lo que produjo en la sociedad una situación de exclusión social a las personas seropositivas.

 Una de las preguntas más frecuentes era: ¿La saliva, lágrimas u otros líquidos del cuerpo (orina, secreciones nasales) pueden ser el medio de transmisión del VIH?, esto es solo uno de los mitos, ya que el VIH no se encuentra en estos fluidos o se encuentra en cantidades demasiado pequeñas para transmitir la infección.

 

Es importante saber que el VIH no se transmite a través de:

  • Aire
  • Alimentos o agua
  • Un abrazo
  • Besos, tos, estornudo
  • Mordeduras de animales o insectos

No hay riesgo de infección en:

  • Las relaciones habituales;
  • Contactos en el trabajo o los estudios;
  • Viajes en transporte público
  • Presencia compartida en la piscina, sauna, baño, aseo, sala de fisioterapia o deporte
  • El uso compartido de ropa y utensilios de cocina

En los contactos sociales de la vida cotidiana, no hay peligro de ponerse en contacto con el VIH.

La persona VIH-positiva no pone en peligro a los demás.

 

La transmisión del VIH se produce principalmente a través de las siguientes vías:

  • Parenteral (sangre);
  • Sexo (relaciones sexuales sin protección con una persona infectada);
  • Vertical (de madre a hijo).

Puertas de entrada en el cuerpo para el VIH

  • Heridas abiertas
  • Superficies inflamadas de la piel
  • Mucosa inflamada, lesionada
  • Tejidos altamente sensibles – mucosa vaginal y uretral.
  • Fuente de infección = “una persona infectada por el VIH”

No se puede identificar de forma inmediata la existencia del virus VIH en las pruebas específicas, la infección puede tener un largo periodo asintomático.

 Por esta  razón, cualquier tratamiento odontológico se aplica bajo el mismo protocolo estricto de control de la infección, de esta manera se evitan riesgos.

El equipo de protección es la barrera física principal entre los pacientes y el equipo médico, son una buena manera de protegerse contra las enfermedades contagiosas:

  • Ropa especial
  • Gafas
  • Máscaras faciales
  • Guantes

 

Los nuevos métodos de protección, desinfección y esterilización de instrumentos, proporciona seguridad al tratamiento odontológico, tanto para el paciente como para el personal médico.

 La estrategia para prevenir la infección por VIH implica:

  • Ser informado sobre momentos de peligro y riesgo de infección VIH
  • Ser conscientes de la importancia de evitar o reducir los riesgos al mínimo
  • Ser responsable de su propia salud sin tener comportamiento arriesgado

 

La adquisición de un estilo de vida saludable, promover y mantener un comportamiento seguro es el principal propósito de la información, la comunicación y la prevención primaria de la infección VIH.

 En  Fuentes Quintana cada tratamiento aplicado cumple con el Protocolo de Seguridad evitando de esta manera el riesgo de contagio.

A %d blogueros les gusta esto: