Prevención y tratamiento de la Gingivitis

Para una buena prevención y tratamiento de la gingivitis, debes saber primero qué es y cómo se origina la gingivitis.

La gingivitis es la inflamación de las encías causada por la placa acumulada y las bacterias que contiene, los cuales se forman en los dientes todos los días.

Su origen tiene que ver con los efectos a largo plazo de los depósitos de placa en los dientes. La placa y el sarro terminan irritando e inflamando las encías, provocando se tornen más sensibles y se produzca sangrado.

Los síntomas de la gingivitis pueden resumirse en sangrado de encías, apariencia roja brillante en las encías, sensibilidad al tacto, úlceras bucales, inflamación y en ocasiones dolor en las encías. En el caso de los fumadores este signo se esconde fácilmente, pues tiene menos probabilidad que las encías sangren aún padeciendo gingivitis ya que el tabaco produce vasoconstricción.

La gingivitis se produce en las zonas de la boca que no se limpian todos los días. Por lo general, detrás de las cuatro muelas de atrás donde es incómodo usar el hilo dental y el cepillo dental. La gingivitis también pasa cerca de la línea de las encías en la parte superior y los dientes de abajo donde comúnmente no existe una limpieza adecuada. Si no se tiene una correcta limpieza en estas y otras áreas de la boca es como se inicia la gingivitis.

Hay varios factores que favorecen la aparición de la gingivitis:

  • Higiene dental deficiente
  • Dientes mal alineados
  • Uso de ciertos medicamentos como fenitoína, bismuto y algunas píldoras anticonceptivas
  • Cambios hormonales en la pubertad
  • Cambios hormonales en el embarazo
  • Diabetes no controlada

Cuando aparece un cuadro de gingivitis en muchas ocasiones no es doloroso, pero si no se trata puede derivar en una periodontitis (pérdida de inserción colágena, recesión gingival e incluso la pérdida de hueso). Si no se trata a tiempo, deja sin soporte óseo al diente. La pérdida de este soporte implica la pérdida irreparable del diente mismo.

Prevención y tratamiento de la Gingivitis

La buena higiene oral es la mejor forma de prevenir la gingivitis, lo que incluye cepillado diario (al menos tres veces después de las comidas) y el uso de seda dental.

El tratamiento de la gingivitis es muy sencillo, y consiste en cepillarse los dientes dos veces al día, incluyendo la lengua, mejillas, encías y paladar. Es recomendable utilizar un cepillo de dientes con cerdas suaves para no lastimar las encías de forma innecesaria. Y por último, al menos una vez al día usar el hilo dental. Así se eliminará la placa antes de convertirse en sarro.

Cuando las encías tengan un tono rosa, y no hay hinchazón, ni sangrado, las encías están sanas.

Si en las primeras señales de la gingivitis no se nota o se ignora, la gingivitis progresa rápidamente en la enfermedad de las encías. Esto pasa si la placa no se elimina de los dientes y se endurece hasta formar sarro, misma que sólo puede ser removido de manera profesional por tu dentista.

El sarro puede provocar infección en las encías, un principal problema que puede llegar a dañar la carne, el hueso y la pérdida de dientes. La gingivitis hace que las encías se aflojen y se alejen de los dientes, causando que los dientes se caigan.

Como en todas nuestras recomendaciones, la prevención es fundamental para mantener una buena salud oral. Sugerimos hacer un chequeo dental por lo menos cada seis meses para asegurar de que tus dientes están siendo limpiados correctamente.

Dedica 2 minutos de tu tiempo por la mañana y por la noche para cepillar los dientes, la lengua, las mejillas y el paladar, terminando con el hilo dental entre todos los dientes. El enjuague bucal es un aliado extra para garantizar que todas las áreas de la boca se limpian y se cuidan.

El sangrado y la sensibilidad de las encías deben disminuir al cabo de una o dos semanas después de una limpieza profesional y de una buena higiene oral en casa.

Si crees que puedes tener gingivitis, no dudes en acudir con tu dentista para que determine cuál es el el mejor tratamiento y te diga el estado real de tu salud bucal.

 

A %d blogueros les gusta esto: