La mayoría de las personas pasan el tiempo gastando el dinero, y sobre todo  gastando en cosas que han aprendido a valorar: automóviles, vacaciones, ordenadores, televisores.

Pero, ¿la odontología es una necesidad o un deseo? A menos que esté hablando de una necesidad obvia de aliviar el dolor, la respuesta es: depende. Depende de cómo
el paciente valore el tratamiento que presenta. Y eso es algo en lo que puedes influenciar.

Es un simple hecho de la vida: la mayoría de las personas gastan lo que ganan, o más. Y cuando ganan más, ellos usualmente no compran cosas diferentes; compran mejores versiones de las cosas que siempre han comprado: una casa mayor, un automóvil más nuevo, ropa mejor….

Lo cierto es que la odontología rara vez se tiene en cuenta en el presupuesto de nadie. Es por eso que escuchas la frase “No puedo permitirme” en este momento (todo el tiempo, incluso de personas que cogen vacaciones tropicales todos los años).

Son pocos los pacientes que han aprendido a priorizar la odontología de la manera correcta. Pero lo cierto es que debemos acudir al dentista sintamos o no molestias, y lo ideal es hacerlo cada seis meses para que nos revisen la boca y nuestros dientes se mantengan intactos.

Mucha gente no es consciente de la importancia de estos chequeos semestrales y cuando acude es tan sólo por molestias.

Es quizás en ese momento cuando se ha convertido en un verdadero problema.

Los dientes de los pequeños de la casa son más vulnerables, sobre todo en las edades comprendidas entre los 6 y los 8 años.

Por ello, necesitan visitar al dentista con regularidad. Los adolescentes son más resistentes hasta que les salen las muelas del juicio, cerca de los 20 años.

 Por lo tanto, dependiendo de la edad y de los problemas, la regularidad con la que visites al dentista cambiará, aunque en el caso de estar sano y no tener ningún tipo de enfermedad bucal debes hacerlo cada seis meses.

 

En Fuentes Quintana puedes gestionar con tu dentista el tiempo entre visita y visita dependiendo del riesgo individual, pero si no vas siempre al mismo, insistimos en que la visita debe ser semestral.

A %d blogueros les gusta esto: