Optimización de mordida – Oclusión dental

Cuando cerramos la boca, nuestros dientes están en contacto unos con otros, estableciendo lo que llamamos mordida – oclusión dental.

Desde niños, nuestros dientes permanentes salen de las encías hasta que entran en contacto con los dientes adyacentes y opuestos, deteniendo el proceso de erupción.

De acuerdo a los estudios, existe un espacio neutral entre los músculos de la lengua y los labios que contribuyen a la posición de los dientes.

Con el tiempo, los rellenos, coronas, puentes y el desgaste pueden alterar la mordedura. Cuando se retiran los dientes, los dientes adyacentes se desplazan para tratar de llenar los espacios casi siempre en detrimento de la mordedura.

A medida que transcurren los años, nuestra mordida – oclusión dental puede llegar a empeorar, dando como resultado problemas de mordedura, dolores de cabeza, dolor facial, dolor de cuello y dolores en los hombros.

La optimización de la mordedura genera la mejor mordedura para el paciente. La longitud y el grosor de los labios, la posición de la mandíbula, los tamaños de las mandíbulas, los patrones de habla, los problemas articulares y neuromusculares y los objetivos cosméticos y restauradores del paciente son considerados el mejor efecto cosmético para desarrollar una buena salud dental.

Tratar esta cuestión con un dentista que entiende y respeta estas cuestiones es clave para una atención óptima.

En Fuentes Quintana Odontólogos, nos centramos en el bienestar de nuestros pacientes.

¿Quieres saber más acerca sobre la optimización de mordida? Contacta con nosotros y programaremos una cita

Fuente: Dental Health Co

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies